Aviso

Inicio

Socio 281

"Es mi hijita del corazón y la quiero"

 


 

Yo era una persona feliz, mis hijos se habían independizado, tenía tres niñas apadrinadas y un marido que estaba fuera de su tiempo por su forma de ser para con sus hijos y conmigo misma. Era activo, saludable, tierno, generoso… Estábamos dispuestos a vivir lo que no habíamos podido disfrutar antes.

Cuando crees que lo tienes todo, se te parte el mundo en dos. Mi marido murió por sorpresa y durante un año estuve perdida. Un día escuché en la radio a Glicerio, el antiguo presidente de la asociación, hablando de los niños bielorrusos y me animé a realizar una acogida.

Lizaveta llegó a primeros de julio de 2005 y os puedo asegurar que el verano fue durísimo. Una niña de 7 años, fría y con carácter, que no quería venir a España y lo repetía continuamente. El idioma, la alimentación y las costumbres no nos lo pusieron fácil. Me dije que nunca más volvería pero cuando la vi alejarse en el aeropuerto sentí que se había instalado en mi corazón y que debía intentarlo de nuevo. 

Hemos pasado muchas cosas, buenas y malas, pero viene dos veces al año, es hermana de mis hijos y tía de mis nietos, que ya son tres. No sé qué voy a hacer sin ella cuando esto acabe… Hoy come de todo, habla español perfectamente y es una preciosidad. Lejos queda la frialdad, su piel seca y sus cuatro pelos. Ya viste una talla normal para su edad y no es aquella niña pequeñita, flacucha y con los dientes podridos. Hemos hecho un trabajo conjunto: yo le di lo que le faltaba y ella me enganchó a la vida. Es mi hijita del corazón y la quiero.

Mari Angeles (60 años).

Additional information